miércoles, 5 de diciembre de 2012

EL ANILLO ATLANTE

  Comenzaré hoy contando la historia y propiedades de éste anillo, pero para eso nos remontaremos a la época de los Egipcios.

  La mayoría de vosotros habréis oído hablar de la maldición de Tutankamon. En la puerta de su tumba, rezaba la siguiente leyenda: "Las alas de la muerte afectarán a aquel que viole el descanso eterno del Faraón". Pues bien, efectivamente, todo aquel que osó profanar su tumba, murió en extrañas circunstancias. Todos, excepto Howar Carter, el primero que entró el la tumba. La leyenda cuenta, que Carter, era poseedor del anillo atlante y que eso le protegió. Pero empecemos por el principio: Se dice que el anillo fue entregado por los Atlantes a un sacerdote egipcio, el cual fue momificado junto a su mujer, y encontrado tiempo después totalmente intacto. Muchos años más tarde, el anillo fue encontrado nuevamente en el Valle de los Reyes, en una excavación de un egiptólogo francés y entregado a Howar Carter.  Después pasó a manos de un radiestesista, André de Bélizal, quien dedujo que el anillo tenía facultados especiales de protección, por su forma geométrica y la onda de forma que hay grabada en él. Hoy en día sigue en propiedad de su familia.

  Hoy los fabrican en muchos sitios y en la red, se pueden comprar con facilidad copias del original, que con la misma forma y grabados, se supone que tienen las mismas propiedades.
  Se dice que para que funcione, es conveniente activarlo dentro de una pirámide, siguiendo un ritual esotérico.  Entre los efectos que produce, está la protección de las vibraciones negativas y maléficas y de energías indeseables, conserva la salud y desarrolla percepciones extrasensoriales.

  Pero vamos a explicar su funcionamiento: El anillo genera campos de energía, sobre uno de los meridianos que fluyen a través de nuestros dedos. Cada dedo, está unido a un signo zodiacal y un planeta. Si se utiliza en la mano derecha actúa para problemas físicos, en cambio en la mano izquierda, actúa sobre la parte emocional.

  Tiene grabados dos triángulos isósceles a los lados de las seis figuras geométricas que transforman en positivas las energías que fluyen hacia el interior del anillo por los orificios de sus vértices.  En el centro del anillo, se encuentra un relieve muy especial: la onda de forma luxor. Las tres líneas forman una rejilla que absorbe las energías.  El anillo cuenta también con cuatro orificios diametralmente opuestos. Estos son las vías por las que fluyen las energías de la siguiente manera: las positivas hacia el interior por los orificios de los triángulos isósceles y las negativas hacia el exterior por los otros dos.

  De esta manera, se forma un círculo bioenergético que transforma las energías negativas en positivas, y que se multiplican a través de la línea del infinito.

  En el interior del anillo, se encuentra la figura del signo de infinito (también llamada lemnicasta). Esta figura es la que hace de multiplicador transfiriendo la energía a los puntos vitales, o chakras.

  Las seis figuras geométricas permiten captar la energía y emitirla en forma de vibraciones electromagnéticas.

  El anillo tiene 8 mm de ancho porque es directamente proporcional a sus figuras y es el ancho idóneo para generar una mayor onda de forma. El número 8 es igual que el signo del infinito tumbado.

  Dependiendo el dedo y la mano en el que se lleve, tiene unas u otras propiedades:

Físico / Mano derecha:
* Pulgar: órganos de la cabeza y cuello
* Indice: órganos de la columna
* Corazón: Sistema circulatorio y linfático
* Anular: Sistema endocrino, inmunológico, nervioso y urogenital
* Meñique: Sistema respiratorio

Emociones / Mano Izquierda:
* Pulgar: Sentimientos, Sabiduría  / Acuario, Libra, Tauro, 
* Indice: Autoestima, Inteligencia / Aries, Capricornio, Escorpio, Acuario, Cancer
* Corazón: Circulación de ideas, alegría / Leo
* Anular: Fuera preocupaciones, Salud / Sagitario, Piscis
* Meñique: Conflictos de pareja, hijos, depresión, prosperidad / Géminis, Virgo.

  Está claro que el anillo atlante, funciona transformando la energía, recargándonos y aportándonos protección. Por supuesto no es algo que esté probado científicamente, pero está claro que a  Carter le vino bien llevarlo cuando profanó la tumba de Tutankamon....o no?

Fuentes: www.anilloatalante.com
Imagen: www.esoterismo.com


2 comentarios:

  1. Interesante como siempre, Marian.
    Me alegro de tu reincorporación.
    Hay, si todo fuera tan fácil como ponerte un anillo en un dedo...

    ResponderEliminar
  2. J.M.N., no se yo...igual con el anillito, arreglamos el munod. Fuera de bromas, es curioso, cuanto menos. Por cierto, en unos días estoy por tu tierra...el 26 voy pa alla!! q tengo un mono de Piri...que no puedo con el. Saludos!!

    ResponderEliminar